Autoescuela Villa de Avilés

Inicio » 2014 » febrero

Monthly Archives: febrero 2014

¿Cómo de seguro es su vehículo?

Maserati Ghibli

Maserati Ghibli Diesel, 3.0 TDS, LHD

– See more at: http://es.euroncap.com/es/results/maserati/ghibli/539.aspx#sthash.mLnUxxDO.dpuf

Maserati Ghibli

Maserati Ghibli Diesel, 3.0 TDS, LHD

– See more at: http://es.euroncap.com/es/results/maserati/ghibli/539.aspx#sthash.mLnUxxDO.dpuf

Cuando vayamos a adquirir un nuevo vehículo deberíamos (en condicional. Todavía es un hábito que los consumidores españoles no practicamos demasiado) prestar una atención prioritaria a la seguridad del mismo. Saber cuáles son sus niveles de seguridad es sencillo. Busquemos los resultados de la prueba EuroNcap (www.euroncap.com).

Por ejemplo, aquí están los resultados correspondientes al Seat León: EuroNcap Seat León

ncapice dice

Después de esto nos preocuparemos del color de las tapicerías, del dibujo de la llantas o del tipo de radio.

Profesor de autoescuela, ebrio

Quintuplicaba la tasa máxima de alcoholemia

54546465+6

  • Circulaba de forma temeraria y dio una tasa de alcohol de 1,28 mg/l en aire espirado, más de cinco veces la permitida

25 febrero 2014

Un profesor de autoescuela, de 33 años, fue detenido por una patrulla de motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuando circulaba de forma temeraria, haciendo “eses”, por la carretera madrileña M-601, a su paso por Collado Villalba. El vehículo circulaba por esa carretera, de doble sentido de circulación, invadiendo el sentido contrario y poniendo también en riesgo la vida de otros usuarios.

Fue sometido a las preceptivas pruebas de alcoholemia, en las que alcanzó una tasa de 1,28 mg/l de alcohol en aire espirado, superando en más de cinco veces el límite permitido. Como se recordará, a partir de 0,60 mg/l se considera delito, castigado con una pena de tres a seis meses de prisión, o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunicad de 30 a 90 días y privación del derecho a conducir de uo hasta cuatro años. Pero si el juez estima que se ha cometido un delito por conducción temeraria (artículo 380 del Código Penal), la pena es de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

“Si bebes, no enseñes a conducir

Podría ser la lección que debería aprender otro profesional de la enseñanza, en este caso una profesora de formación vial, cuando iba a los mandos auxiliares de un coche de autoescuela por la carretera CR.502, en las proximidades de Puertollano (Ciudad Real) y el alumno al que daba clases sufrió un accidente al colisionar con otro vehículo que ella no fue capaz de evitar. Afortunadamente, solo se produjeron daños materiales. Cuando realizaron las pruebas de alcoholemia a la profesora, arrojaba una tasa de 0,38 mg/l, cando el límite legal es de 0,25 mg/l.

¿Se queda corta la sentencia de Ortega Cano?

imacano¿Qué opinas? Manifiésta tu opinión.

Ortega Cano estrelló su vehículo contra el que conducía Carlos Parra, quien falleció. Era el 28 de mayo de 2011. Casi tres años después le esperan dos años y medio de cárcel. Recientemente, la Audiencia Provincial de Sevilla confirmaba la sentencia de dos años, seis meses y un día de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave en la conducción. A Ortega Cano también se le ha imputado un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol: 1,26 gramos de alcohol por litro en sangre. ¿Es justa la sentencia? Asociaciones de víctimas y expertos opinan. Al redactar estas líneas estaba pendiente la fecha exacta de entrar en la cárcel.

De casa a casa, también “in itinere”

Se considera accidente in itinere el desplazamiento en domingo desde el domicilio familiar a la residencia laboral

ACCIDNT2

El pleno de la sala de lo social del Tribunal Supremo, por unanimidad de todos sus magistrados, ha ampliado los supuestos de accidentes ocurridos al ir o volver del trabajo (in itinere) y los adaptan a la nueva realidad social. Así, dan la razón a un trabajador que cada domingo se desplazaba desde su domicilio familiar en León hasta su residencia laboral, en Almazán (Soria), donde vivía de lunes a viernes al tener su trabajo a 15 kilómetros de este municipio. Este operario de maquinaria pesada, que trabajaba en la construcción de un tramo de autovía, recorría los domingos los más de 300 kilómetros existentes entre su domicilio familiar de Puente Almuhey (León) hasta Almazán, donde residía entre semana, para poder incorporarse a su puesto de trabajo cada lunes a la 8 de la mañana fresco y descansado. Uno de los domingos sufrió un accidente al cruzarse un corzo en la carretera, a 100 kilómetros del centro de trabajo, y la gravedad de la lesiones desembocaron en una inacapacidad permanente total.

Inicialmente, el Instituto Nacional de la Salud consideró el caso como “enfermedad común” y argumentó que el viaje no era de trabajo, sino por motivos particulares. Tras un periplo judicial por el Juzgado de lo Social, Tribunal Superior de Castilla y León y finalmente Tribunal Supremo, este último atendió la reclamación del trabajador al entender que “la finalidad del viaje estaba determinada por el trabajo” y que viajar ese día y a esa hora “era una opción adecuada para, después del descanso, poder incorporarse al día siguiente al trabajo en unas condiciones más convenientes para la seguridad y el rendimiento laboral”.

De hecho, la sentencia destaca que “las nuevas formas de organización del trabajo están imponiendo en el hogar familiar unas exigencias de movilidad territorial que obligan a los trabajadores a ajustes continuos que no siempre pueden traducirse en un cambio del domicilio”.